domingo, 15 de marzo de 2015

The Hellacopters - "Rock & Roll Is Dead"


No, definitivamente los seguidores que, exaltados, le hicieron la cruz a los suecos en los lejanos tiempos del "Grande Rock" (en el que cometieron la herejía de proclamar que los MC5 del "Back In The USA" y las cinco primeras rodajas de KISS son referentes tan válidos como los MC5 del "Kick Out The Jams" y los Motorhead de "Fast" Eddie Clarke: "¡Qué osados!" dijeron, como mínimo, el sector más punkarra de su afición) no iban a prestarle la menor atención a este redondo, y de hacerlo, fue con una fría mezcla de condescendencia y desdén. Digámoslo claro: Aunque The Hellacopters se disolvieron en 2008, no faltaron quienes pretendían enterrarlos desde casi una década antes.

Tan confiados a su buen hacer y al aguerrido culto con el que contaban en el viejo continente estaban, que se permitían la chulería de ahorrarse presentaciones en la cubierta, como si  se tratasen de una suerte de Led Zeppelin en versión high energy y escandinava, sin más mística en éste caso que la que emana de la electricidad, las melodías con madera de hit single y el conocimiento cuasi-enciclopédico de la historia de ese rock and roll al que, en explícito guiño a The Rubinoos, declaraban muerto.

El grueso de las críticas negativas a este disco se centraron en hacer hincapié en lo abiertamente formulario del contenido del mismo: Es cierto, en "By The Grace Of God" Nicke Royale dió con una fórmula, y la pulió hasta tal punto que, por momentos, el disco parecía más bien el recopilatorio de un ignoto combo setentero de vasta trayectoria que un nuevo lanzamiento editado en los primeros compases del siglo XXI. "Rock & Roll Is Dead" era continuista con la pauta trazada en áquel, en efecto, pero parecía ir algo más atrás en el tiempo: Esto sonaba a lo que habría sido la primera referencia del "ignoto combo setentero de vasta trayectoria".

La influencia de KISS, tan explícita en otros tiempos, parecía diluirse para dar paso al rock and roll escuela Chuck Berry de "Before The Fall" y ramalazos de power pop americano de los primeros 70's del calibre de "Monkeyboy", "I'm In The Band" o "I Might Come See You Tonight", perfecta tripleta de singles, plenas de riffs prístinos y cortantes, estribillos de los que atrapan y, en el caso de "I'm In The Band", una de las cimas líricas del álbum:"I may not look like Jagger/May not have money in the bank/I got a pair of cheap sunglasses/And my castle may be made of sand".

También se atrevían con negociados inéditos en su sonido hasta la fecha: Ahí tenemos la espléndida "Leave It Alone", tan en deuda con los primeros Lynyrd Skynyrd como con los Rolling Stones más americanizados de los primeros 70's. Detecto, incluso, algún intento de colarse en los charts de la época (tiempo de revivals en las listas, con presencias de los Strokes o Jet) en el neo-garajero "Bring It On Home", que pasa por ser lo más flojo del redondo, y en algunos cortes que no hubiesen desentonado en ese contexto, caso de "Everything's On TV" y "Put Out The Fire".

Predomina en el disco, sin embargo, el músculo de ascendente setentero, parece que se quisiera capturar el momento en el que las bandas de power pop mutaron en combos de hard rock. Ahí está el trío mencionado más arriba, pero también el boogie contenido de "No Angel To Lay Me Away", la sutil melancolía que envuelve "Murder On My Mind" y "Make It Tonight" y las dos salvas en las que el universo de The Raspberries y el de KISS más cerca están de colisionar: "Nothing Terribly New" y la épica clausura con "Time Got No Time To Wait For Me".

Queda, tras la escucha del álbum, una sensación agridulce: Uno recuerda la salida de éste disco, las reseñas que cosechó, la gira con la que lo presentaron como algo -relativamente, si acaso- cercano en el tiempo, que, sin embargo, resulta terriblemente lejano de alcanzar para la inmensa mayoría de bandas que, como ellos en aquel momento, llevaban poco más de una década en el negocio (no digamos ya los grupos nuevos). Y lo que en su momento fue saludado como un trabajo menor se revela como un pequeño clásico, poseedor de una clase, un savoir faire y unos referentes que lo hacen merecedor de un rescate de cuando en cuando. Y eso, en estos tiempos de sobresaturación de información, no es poco.

13 comentarios:

  1. Alabado sea tu (eterno) retorno, amigo Tyla. Bueno, ya sabes que me gusta mucho el disco y que coincido en tu valoración del mismo y de los Hellacopters. Fueron grandes hasta el último momento, y tu texto lo deja claro.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, Gonzalo, muchas gracias por comentar! Me encantaría decir que voy a poder actualizar más a menudo, pero me temo que en lo sucesivo va a ser incluso más complicado que antes! (snif, snif)

      Rock-On!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras: Siéntase bienvenido en esta su fantasía guitarrera, mon amie.

      Rock-On!

      Eliminar
  3. Gran disco. El cambio de los Copters desde 'High...' es brutal. Aunque me gustaba mucho ese sonido de garaje desbocado y demás, en estas canciones, con más de AC/DC y los Stones, es cuando mejor suenan. Para mí, claro está. Un abrazo. Se agradece tu retorno ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos bandas distintas, en efecto. No fueron los únicos: Les pasó lo mismo a Supersuckers, Gluecifer, Turbonegro o Nashville Pussy, que empezaron como propuestas 100% punkarras y monolíticas para acabar más o menos mutando en artefactos de rock setentero más asequibles. Yo me encuentro entre dos aguas, ya que mis preferidos de ellos, o al menos los que mas repesco a día de hoy son "Payin' The Dues" y este "Rock & Roll Is Dead".

      Se agradece tenerle por aquí, Rock-On!

      Eliminar
  4. Este disco lo tengo menos "rodado" que los anteriores (mis favoritos son Grande Rock y High Visibility). Lo tiene mi hermano así que a ver si se lo "confisco" un día de estos.

    Celebremos tu retorno y, de paso, el legado hellacopter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate lo que son las cosas que "High Visibility" (saludado por muchos como el clásico 'Copter por excelencia y que, hablando de hermanos, me lo regaló el mío hace unos años) es uno de los discos de los suecos que, en comparación, he escuchado menos: ¡Y no sé porqué! Es rematadamente clásico y tiene una serie de temazos muy vindicables -y algo olvidados- como la soulera "You're To Good To Me Baby" o "Baby Borderline".

      Respecto al "Rock & Roll Is Dead": Beg, borrow or steal -que dirian los Plimsouls- y me cuentas.

      Rock-On!

      Eliminar
  5. Joer, cómo lo has clavao. Ya sabes de mi devoción por esta banda. Aún así, este disco pasó sin pena ni gloria por mi mini-cadena durante varios años. Me gustó. sin más. El maldito factor sorpresa me la jugó, al ser algo ya similar a otras cosas que habían hecho no le presté la suficiente atención aunque años después lo repesqué y me di cuenta de lo idiota que había sido al no exprimirlo como merecía.

    Abrazo, camarada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía yo que en una entrada acerca de los suecos no podían faltar las palabras de mi cyberpunk preferido!

      A mí me gustó mucho de entrada, ya que es una de las primeras referencias que tuve de ellos, junto con "By The Grace Of God" y "Disappoinment Blues" (Sí, una manera no muy convencional de ponerse con ellos) y con el tiempo ha ido ganando enteros: Le he ido viendo los matices power pop, de rock FM yankee de los 70's, el toque prístino. Me atrevería a decir que es el disco más infravalorado de su trayectoria, vamos.

      Muchas gracias por comentar, se le quiere.

      Rock-On

      Eliminar
  6. Pues a mi esta álbum me encanta, es simple y llanamente rock and roll con destellos de garaje de siempre, pero quizás y fíjate lo que te digo, pienso que aquí se asientan las bases de la banda actual de Nickie Andersson, esos monumentales Imperial State Electric.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, Savoy!

      Das en el clavo con ésta frase: "[...]pienso que aquí se asientan las bases de la banda actual de Nickie Andersson, esos monumentales Imperial State Electric.": Los ISE son, básicamente, una continuación del sonido hiperlimpio y elegantón de este trabajo, aliñado como un componente más hard rock, pero nos dan la pista de como habrían sonado The Hellacopters en 2015 en un universo paralelo.

      Un placer tenerle por aquí

      Rock-On!

      Eliminar